QUIRODERMA CENTRO MÉDICO

Las apneas del sueño tienen solución

Apneas del sueño en Quiroderma

Apneas del sueño Quiroderma

Os compartimos la entrevista con Manuel López Meseguer, especialista en Neumología del Hospital Vall d’Hebrón y Quiroderma Sant Quirze, hablando sobre las apneas del sueño en La Gaseta del Dijous.

¿Cuáles son las enfermedades respiratorias más frecuentes?

Dos de las más frecuentes son el asma, como patología inflamatoria de la vía aérea a menudo relacionadas con alergias, y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), propia de personas que han fumado durante años.

¿Qué molestias notan estos pacientes?

Ambas se manifiestan con dificultad respiratoria que puede ser fluctuante o aparecer en crisis, tos, pitos al respirar, opresión del pecho y expectoración, y tienden a empeorar en invierno.

Tradicionalmente, la disnea o sensación de falta de aire y la tos crónica han los principales motivos de consulta al neumólogo. Son manifestaciones poco específicas, que puede tener infinidad de causas, y que no siempre son debidas a problemas respiratorios, lo que obliga a hacer un estudio escalonado y progresivo para descartar entidades hasta llegar a la causa.

¿Cómo se diagnostican?

El diagnóstico inicial de las dos patologías se basa en la espirometría forzada, que nos dará la capacidad pulmonar del paciente y el grado de obstrucción al paso del aire que es lo que define a estas enfermedades.

¿Y su tratamiento?

El manejo habitual, en la fase estable, se basa en el control estricto de los factores de riesgo, junto al empleo de bron-codilatadores y antiinflamatorios de la vía aérea. Dicha fase de estabilidad se puede ver interrumpida por agudizaciones, empeoramientos bruscos de la sintomatología en los que se recomienda consultar con premura al médico para que valore la gravedad de la agudización y haga cambios puntuales en el tratamiento que “enderecen” el curso de la misma cuanto antes., porque la estrategia de no consultar esperando una mejoría no es recomendable.

¿Qué nos puede explicar de las apneas del sueño?

Se trata de una patología respiratoria que cada vez preocupa más tanto por su elevada prevalencia como por cómo afecta a la calidad de vida de los pacientes y a su riesgo cardiovascular global, aumentando la incidencia de cardiopatía isquémica e ictus.

¿Qué tipo de personas son propensas a sufrirlo?

Los factores de riesgo más reconocibles de sufrir SAHOS (Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño) son la obesidad, el tabaquismo, el consumo de alcohol y el uso de medicación hipnótica, tan extendido en nuestro entorno, ya que ésta provoca una mayor relajación muscular que también afecta a la musculatura de la vía aérea, propiciando su colapso durante el sueño. Es frecuente que los pacientes afectos de SAHOS tengan alteraciones de la anatomía de la vía aérea superior como paladares extensos, lenguas grandes, amígdalas protruyentes o diversas alteraciones nasales que dificultan el paso del aire a ese nivel. No obstante, es importante comentar que muchos enfermos de SAHOS lo son sin presentar ninguno de estos problemas asociados.

¿Qué les pasa a quiénes sufren apneas?

Normalmente la familia les dicen que roncan, e incluso que les ven hacer paradas de espiración mientras duermen, paciente puede percibir que a pesar de dormir un número de horas correcto no descansa bien; y es que el cierre intermitente de su vía aérea hace que el paciente presente “microdespertares” intermitentes; en otras palabras, su cerebro se está conectando constantemente para abrir la garganta para que el paciente vuelva a respirar. Tanto en personas con somnolencia diurna no explicada como en personas con problemas cardiovasculares se debe sospechar que haya un problema de apneas del sueño subyacente que se pueda diagnosticar y tratar.

¿Cómo se diagnostica el SAHOS?

El diagnóstico se obtiene a través de la realización de un estudio de sueño en el que, durante una noche, un dispositivo portátil de pequeño tamaño registra parámetros cardiorrespiratorios que nos dirán en detalle qué le sucede al paciente mientras duerme, la frecuencia de las apneas, cómo repercute esto en sus niveles de oxígeno en sangre y cómo responde el corazón a ésta “agresión”. Se trata de una prueba inocua que hoy en día se puede hacer sencillamente en el domicilio del paciente.

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento pasa por mantener la vía aérea abierta y permeable al paso del aire durante el sueño, lo que en la mayoría de ocasiones se consigue mediante el empleo de una CPAP, un dispositivo que suministra una presión positiva de aire a través de una mascarilla que se acopla a la nariz y que evita que la vía aérea se colapse durante el sueño. Se trata de un tratamiento altamente efectivo, y que resuelve el problema haciendo que tanto las apneas como el ronquido desaparezcan por completo.